Grosella

Descripción rápida

Las grosellas son unas pequeñas frutas redondas de color intenso. Aunque se pueden consumir crudas, su sabor agridulce las hace ideales para la elaboración de mermeladas, batidos, helados, etc. Son ricas en vitaminas y minerales.

Los antocianos y carotenoides presentes en las grosellas poseen una elevada actividad antioxidante y neutralizan los radicales libres nocivos para el organismo.

Tienen efectos antiinflamatorios y antibacteriana.

Estas frutas contienen otros antioxidantes como la vitamina C, que potencia nuestro sistema inmunológico y reduce el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares e incluso del cáncer. Asimismo, favorece la absorción del hierro de los alimentos, por lo que mejora o previene la anemia ferropénica.

La fibra, abundante en estas frutas, resulta un remedio contra el estreñimiento y la atonía intestinal.

Las grosellas son ideales para combatir infecciones. Su jugo ejerce una acción antiséptica y antibiótica sobre los gérmenes causantes de las infecciones urinarias.

X